5,000 arrestados, la policía apunta a líderes religiosos

Medios independientes confirmaron las detenciones de al menos 5.000 personas desde que estallaron las protestas contra el comunismo en Cuba el domingo, un total que incluye a los que se sabe están bajo investigación pero no a los desaparecidos.

El grupo de derechos humanos Cuban Prisoners Defenders enviado Una lista de 162 personas a las Naciones Unidas el miércoles sospechosas de ser víctimas de desapariciones forzadas, lo que significa que sus familias han denunciado su desaparición, pero la policía no ha confirmado su arresto. La policía cubana detiene regularmente a personas que se perciben como opuestas al Partido Comunista por participar en protestas pacíficas, practicar periodismo o estar involucrado con grupos religiosos no controlados por el Partido. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, una organización no gubernamental, revelado en un informe publicado este mes que Cuba ha promulgado más de 30.000 arrestos arbitrarios contra supuestos disidentes en los últimos cinco años.

Las protestas estallaron en Cuba el domingo pidiendo el fin del régimen comunista. Las protestas atrajeron a miles de personas en casi todas las ciudades importantes del país, que abarcan toda la isla, y llevaron a la policía cubana a responder abriendo fuego contra los manifestantes, golpeándolos públicamente, utilizando perros de ataque para mutilarlos y reprimiéndolos violentamente. El presidente Miguel Díaz-Canel, quien representa la cara pública del régimen de la familia Castro, también llamada a los civiles para atacar violentamente a los manifestantes en las calles en una «orden de combate» emitida el domingo por la noche.

El medio de noticias independiente cubano 14 años informó el miércoles que podría confirmar, citando organizaciones de la sociedad civil, “más de 5.000 personas encarceladas o bajo investigación” como resultado directo de las protestas del domingo, entre ellos un número desproporcionado de periodistas y activistas prodemocráticos. Señaló que el cierre de Internet por parte del régimen hizo mucho más difícil comunicarse en toda la isla, por lo que es probable que haya un gran número de personas que participaron en las protestas pero permanecen incomunicadas o cuyos familiares no han podido comunicarse con los periodistas para denunciar su desaparición.

Los ciudadanos cubanos de todo el país también han expresado su preocupación por la posible muerte de sus seres queridos. Los informes en las redes sociales sugieren que los hospitales no permiten que los familiares visiten a los pacientes en el hospital que se recuperan de heridas de bala, lo que no deja claro su estado de salud. El régimen comunista admitió una muerte durante las protestas del miércoles, un hombre identificado como Diubis Laurencio Tejeda. Las autoridades no revelaron la causa de la muerte en su caso. El comunicado en el que el Ministerio del Interior reveló la muerte también acusó a los manifestantes de intentar atentar contra una comisaría.

Además de atacar a periodistas y miembros de conocidos grupos de la sociedad civil, los agentes del régimen cubano han agredido y detenido a líderes religiosos. El caso más destacado hasta ahora de tal agresión ocurrió en Camagüey, donde el padre Castor José Álvarez Devesa, un sacerdote católico que había criticado de manera prominente al régimen, recibió una paliza pública antes de desaparecer durante casi 24 horas. Álvarez resurgió el lunes a última hora de una campaña internacional exigiendo saber su paradero.

La Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) documentó varios otros ataques dirigidos contra líderes religiosos en la isla en un comunicado el martes.

“Los reportados como detenidos incluyen a Yeremi Blanco y Yarian Sierra, dos pastores de la Misión Bautista Berea en Matanza y el Reverendo Yusniel Pérez Montejo de la Convención Bautista del Este”, señaló USCIRF.

«Las autoridades cubanas están deteniendo a líderes religiosos simplemente por protestar pacíficamente y pedir un mayor respeto por los derechos humanos», dijo el comisionado de la USCIRF, James W. Carr dicho en una oracion. “Las principales preocupaciones de derechos humanos en Cuba son las violaciones continuas y sistemáticas de la libertad religiosa, que incluyen la intimidación y el acoso persistentes de los líderes religiosos”.

La Global Liberty Alliance, un grupo que realiza una amplia labor legal para proteger a los fieles en la isla, también compartió este martes informes de que miembros de la Asociación de Yorubas Libres de Cuba, o Yorubas libres, también desapareció durante las protestas. Los yoruba son un grupo étnico nigeriano; Los yorubas cubanos son practicantes de una religión cubana híbrida que combina el paganismo yoruba con el catolicismo español conocido comúnmente como santería. El régimen cubano regula fuertemente la santería y persigue a quienes la practican fuera de los auspicios de sacerdotes aprobados por el Partido.

La Alianza por la Libertad Global denunció el martes que miembros de los Yorubas Libres reportaron una presencia policial descomunal fuera de las residencias de algunos de los miembros más destacados.

🚨 ALERT🚨 GLA ha recibido la noticia de que #Yorubas de #Cuba puede estar bajo arresto. Los Yorubas Libres informan que han llegado 3 camionetas de la policía para arrestar hasta 15 personas refugiadas en una casa. @USCIRF pic.twitter.com/U0P2VaAZ8c

– La Alianza Global por la Libertad (@GLALegalDefense) 12 de julio de 2021

A partir del miércoles, la Global Liberty Alliance también informó la desaparición de un pastor metodista, Carlos Raúl Macías López, y su familia.

Si bien los cristianos en la isla enfrentan una persecución significativa, el Vaticano aún no ha emitido ninguna declaración sustancial sobre las protestas o la violencia estatal en respuesta a ellas hasta el miércoles. El Papa Francisco ha visitado Cuba con la bendición del Partido Comunista, recibiendo elogios de Fidel Castro. La mayoría de los cristianos que permanecen en Cuba se identifican como católicos.

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba emitido una declaración del martes que no llegó a condenar al gobierno por la ola de violencia que desató sobre su pueblo.

“Entendemos que el gobierno tiene responsabilidades y ha tratado de tomar medidas para mejorar las dificultades [faced by the country]”, Decía en parte el comunicado,“ pero también entendemos que las personas tienen derecho a manifestar sus necesidades, deseos y esperanzas y, al mismo tiempo, expresar públicamente cómo algunas de las medidas tomadas les están afectando seriamente ”.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.



Leer en Breibart

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*