Comunistas emiten ‘orden de combate’ contra manifestantes pacíficos

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel, rostro del régimen comunista de Castro, anunció el domingo una “orden de combate” contra manifestantes pacíficos a favor de la democracia, instando a los civiles comunistas a agredirlos.

Miles de cubanos a nivel nacional, al menos en 20 municipios incluyendo La Habana y Santiago de Cuba, inundaron las calles del país el domingo en protestas pacíficas exigiendo el fin del régimen comunista de 62 años. Con cánticos de «¡libertad!» y algunos portando o ondeando banderas estadounidenses, los manifestantes atrajeron una enorme violencia policial.

Los videos tomados por civiles y publicados en las redes sociales muestran a los manifestantes enfrentando disparos en vivo, recibiendo golpizas de pandillas a manos de agentes de seguridad del estado y huyendo de gases lacrimógenos y balas de goma. En declaraciones en la televisión nacional, Díaz-Canel alentó la violencia contra los manifestantes no solo por parte de la policía, sino por parte de los civiles cubanos que simpatizan con el régimen.

Un hombre ondea una bandera cubana durante una manifestación contra el gobierno del presidente cubano Miguel Díaz-Canel en La Habana, el 11 de julio de 2021. Miles de cubanos participaron en las raras protestas del domingo contra el gobierno comunista, marchando por un pueblo coreando “Abajo la dictadura ”y“ Queremos libertad ”. (ADALBERTO ROQUE / AFP a través de Getty Images)

“No entregaremos nuestra soberanía, ni la independencia del pueblo, ni la libertad de esta nación. Somos muchos revolucionarios en este pueblo que estamos dispuestos a dar la vida… por convicción ”, dijo Díaz-Canel, según el diario oficial del Partido Comunista de Cuba. Granma. “Tienen que pasar por alto nuestros cadáveres si quieren enfrentar la Revolución y nosotros estamos dispuestos a hacer todo y estaremos en las calles combatiendo”.

“Por eso estamos llamando a todos los revolucionarios de nuestro país, a todos los comunistas, a que salgan a las calles en cualquier lugar donde estén ocurriendo estas provocaciones hoy, de ahora en adelante por todos estos días”, instó Díaz-Canel.

El subordinado de Castro declarado una «orden de combate» contra los manifestantes pacíficos y los acusó de ser «anexionistas».

«No permitiremos que ningún mercenario contrarrevolucionario comprado por el gobierno de los Estados Unidos, una venta al Imperio … desestabilice nuestro país», dijo. afirmó.

No ha surgido ninguna evidencia desde que comenzaron las protestas de alguna influencia del gobierno estadounidense en las protestas, ni ha surgido ningún informe de ciudadanos estadounidenses involucrados en el momento de la publicación. Algunos manifestantes tomaron las calles ondulación la bandera estadounidense o vistiendo ropa con la bandera estadounidense, ya que la bandera se ha convertido en un símbolo global de los derechos humanos y la libertad, más prominente en este contexto durante la campaña anticomunista de Hong Kong de 2019. protestas.

El régimen de Castro intentó organizar mítines procomunistas el domingo en respuesta a la masiva ola de rechazo al régimen, que cerró la Plaza de la Revolución de La Habana y atrajo a compinches del gobierno. Las turbas pro-Castro fueron eclipsadas por miles en casi todas las ciudades importantes del país que pedían el fin del régimen.

Los funcionarios del gobierno cubano no han publicado estimaciones oficiales sobre cuántas personas participaron en las protestas o cuántas fueron arrestadas. A medida que las protestas estallaron espontáneamente, ningún grupo disidente tiene una idea realista de cuántas personas tomaron las calles. Sin embargo, la mayoría de los principales medios periodísticos estiman que el número de manifestantes es de miles, impulsados ​​en gran parte por las manifestaciones en La Habana, Santiago y Camagüey.

El medio anti-Castro ADN Cuba informó que hasta 20 localidades en todo el país documentaron protestas; también informó de al menos uno muerto a golpes en Palma Soriano, Santiago de Cuba.

Los manifestantes eran en gran parte pacíficos pero soportado una violenta represión. Ocurrieron incidentes aislados en los que los manifestantes volcaron un coche de la policía, en respuesta a un intento de la policía de agredir a los manifestantes, y al menos un incidente de saqueo de una tienda administrada por el gobierno. Con mucha más frecuencia, los manifestantes corearon «¡libertad!» y «¡abajo el comunismo!» en muchas protestas, mientras que otras apuntaron personalmente a Díaz-Canel, aunque él sirve en gran medida como un testaferro de la familia Castro en general. aparato.

Vídeos que aparecieron en las redes sociales antes del régimen cortar el acceso a Internet parecen reflejar el sonido de los disparos de la policía en La Habana y los lugareños informaron que varios civiles resultaron heridos. Camagüey, Guantánamo y Matanzas también informaron sobre golpizas callejeras, disparos y uso de gas lacrimógeno por parte de la policía para disuadir a los manifestantes. No han surgido informes de que ningún manifestante portara un arma, aunque algunos intentaron arrojar piedras a los agentes de policía que golpeaban a otros manifestantes en la calle.

Además de los manifestantes, han surgido múltiples informes sobre palizas violentas y detenciones de periodistas. Entre los más dramáticos imagenes El que saldrá de las protestas es el del fotógrafo de Associated Press Ramón Espinosa, a quien la policía agredió por motivos desconocidos mientras realizaba su trabajo en La Habana.

Las redadas policiales parecían continuar en las primeras horas de la mañana del lunes. ADN Cuba informó que al menos un barrio de La Habana se despertó con disparos de la policía contra personas que se cree que eran manifestantes. Una fuente anónima en La Habana dijo al medio que las fuerzas especiales de la policía estaban cazando a presuntos manifestantes «como perros» y que cualquier intento de resistir arrestos, golpizas o algo peor era en gran medida inútil sin armas.

En Cárdenas, provincia de Matanzas, informa emergió el lunes de familias que intentaron visitar a familiares en el hospital después de que la policía les disparó y la policía los mantuvo fuera de los hospitales. La policía ha impedido que manifestantes y periodistas compilen una lista precisa de los heridos o muertos el domingo.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.



Leer en Breibart

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*