EE.UU. exhorta a todos los países a tomar partido por el pueblo de Cuba y en contra de la represión

El gobierno de Estados Unidos exhortó este lunes a que todos los países tomen partido por el pueblo de Cuba y en contra de la represión ordenada por el régimen tras las protestas pacíficas del 11J.

“Exhortamos a todos los países a tomar partido por el pueblo de Cuba y en contra de la represión”, apuntó en Twitter Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

El mensaje de Chung indicó también que «EE.UU., junto a una lista creciente de países, apoya a cada cubano que quiere un gobierno que respete la libertad y que respete los derechos humanos y la dignidad de sus ciudadanos”.

Hasta ahora varios países se han sumado al apoyo de las protestas en Cuba. Los gobiernos de Alemania, Holanda y Suiza condenaron la violencia de las autoridades cubanas contra los manifestantes pacíficos en más de 60 localidades de la Isla. La Unión Europea (UE) igual respaldó a los cubanos que se manifestaron pacíficamente en las calles de la isla contra la escasez y la ineficacia gubernamental.

El gobierno canadiense, tradicional aliado de La Habana por los poderosos acuerdos comerciales que ambos sostienen, dijo estar en contra de «la violenta represión de las protestas por parte del régimen cubano» y que el pueblo de la isla «merece democracia y libertad». «Estamos profundamente preocupados por la violenta represión de las protestas por parte del régimen cubano», expresó el primer ministro Justin Trudeau.

El canciller de Japón, Toshimitsu Motegi, que debía llegar a Cuba en visita oficial este domingo, canceló su viaje, según la agencia de noticias Kyodo.

La subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado también ha estado transmitiendo la posición del gobierno de su país desde el inicio de las protestas el 11J.

Chung en varios mensajes ha expuesto el desacuerdo de Estados Unidos por los apagones del servicio de Internet y la ola represiva de las autoridades tras las manifestaciones, además de hacer reiterados llamados para detener la violencia contra ciudadanos pacíficos que salieron a las calles a expresar su inconformidad con la severa crisis del país.

La funcionaria exigió al régimen cubano que deje de impedir que la gente hable, tras los apagones del servicio de Internet ordenados para frenar la difusión en redes de las protestas y de la represión de las fuerzas policiales.

“El régimen cubano teme lo que la gente tiene que decir. Teme la verdad. Deja que la gente hable”, reclamó la alta funcionaria al gobernante Miguel Díaz-Canel y a Mayra Arevich, ministra de Comunicaciones de la isla.

También dijo que “los informes de manifestantes cubanos asesinados por la policía y golpeados mientras estaban bajo custodia muestran que la dictadura quiere venganza, no orden», en relación con la represión de los detenidos en Cuba por protestar.

Aseguró en esa ocasión que para algunos altos funcionarios del Partido Comunista y de los organismos de Seguridad, la represión en Cuba ha sido «un paso demasiado lejos» e instó a pronunciarse contra la misma. Igual llamó al gobernante de Cuba a detener la violencia desatada contra los manifestantes pacíficos en Cuba que reclamaron libertad.

También otros funcionarios del gobierno de EE.UU. han hecho varios llamados a las autoridades de la Isla para que cese la represión hacia las personas que protagonizaron las multitudinarias protestas contra la dictadura.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue uno de los primeros en expresar su solidaridad con los manifestantes, mediante un llamado al gobierno de Díaz-Canel “para que se abstenga de la violencia en sus intentos de silenciar la voz del pueblo de Cuba”.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, igual aseguró que su gobierno estaba siguiendo de cerca las protestas pacíficas en Cuba por la libertad y derechos humanos, además de señalar la gran preocupación de su gobierno por la reacción violenta del mandatario Díaz-Canel.

Price expuso que lo cubanos “están enfrentándose al régimen autoritario de Cuba. Sus necesidades básicas no están siendo atendidas y están agotados como es comprensible”.

“En respuesta, el gobierno de Cuba ha intentado silenciar sus voces y comunicaciones, mediante cortes del servicio de Internet, violencia y detenciones arbitrarias de decenas de manifestantes, periodistas, activistas y otras tácticas represivas”, expuso Price.

Según la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, las protestas del 11J, podrían tener un “impacto” en el curso de las relaciones entre los gobiernos de Washington y La Habana.

Psaki aseguró que se sigue «revisando» la política hacia Cuba y que cualquier modificación buscará «incentivar un cambio de comportamiento» del gobierno cubano, tras las históricas manifestaciones de este domingo.

Afirmó que “no hay duda de que las protestas del fin de semana y lo ocurrido en los últimos días han sido acontecimientos significativos” y eso, “obviamente, tendrá un impacto» en la decisión que tome Washington sobre «cómo proceder” y apoyar la promoción de la “democracia y los derechos humanos” en la isla.

Leer en Cibercuba

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*