Escasa asistencia en actos de «reafirmación revolucionaria» convocados por el gobierno cubano tras las protestas

Pocas personas, en su mayoría ancianos, y un discurso hecho con trozos de retórica gastada, sin mucha convicción. Eso es lo que muestran las imágenes de los actos de «reafirmación revolucionaria» orientados por el gobierno cubano como respuesta a las masivas protestas antigubernamentales que sacudieron la isla la semana pasada.

Varias fotos de uno de esos actos en la ciudad de Trinidad muestran a menos de 20 personas con camisetas rojas ante una bandera cubana y una imagen de Fidel Castro.

Los «cuadros» locales del Partido Comunista y los directivos de los CDR han ordenado en los últimos días «levantar la moral» a través de mítines en las ciudades donde hubo importantes manifestaciones contra el régimen.

El gobierno también ha convocado a empleados estatales a guardias para cuidar centros de trabajo y tiendas en moneda libremente convertibles (MLC) tras las protestas.

Otro video en una ciudad no identificada muestra el discurso de un funcionario ante un reducido grupo de partidarios de la Revolución bajo el sol y frente un restaurante-pizzería. El orador arenga con consignas oficialistas y frases de Fidel Castro. Algunos de los asistentes están armados con palos.

Otros reportes difundidos en redes sociales hablan de actos suspendidos en La Habana por falta de público. «En Nuevo Vedado pusieron un bafle y una persona cuidando el bafle en el parque Ho Chi Minh. Aparte de eso, no había mas nadie», reportó un usuario de Twitter que firma como Blade Runner.

Otra concentración oficialista tuvo lugar el pasado sábado en La Habana, convocada a través de los centros de trabajo y las universidades, y estuvo presidida por Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro. Los manifestantes convocados tuvieron que pasar por detectores de metales.

«Lo que está viendo el mundo de Cuba es una mentira”, dijo Díaz-Canel acerca de la difusión de “imágenes falsas” en redes sociales, que “alientan y glorifican la indignación y destrucción de la propiedad”.

«¡Nacimos para vencer y no para ser vencidos!», gritaba la multitud que el gobierno cubano calculó en 100 mil asistentes. Las cifras reales son mucho más bajas, según pudo comprobar CiberCuba.

Un cubano que gritó «¡Libertad!» en medio de la concentración oficialista fue golpeado y arrestado de inmediato.

En varias facultades de la Universidad de La Habana y otros centros educativos cubanos los estudiantes han criticado los llamados gubernamentales a la movilización tras la represión violenta de las protestas del 11J.

De acuerdo con la prensa oficialista, también se realizaron actos en otras ciudades del país como Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey, Santa Clara, Cárdenas, así como en las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus y Holguín.

Por su parte, el ex espía, oficial de la Seguridad del Estado cubana y coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) Gerardo Hernández Nordelo visitó este domingo el barrio de La Güinera, al sur de La Habana, donde participó, junto a otros funcionarios, del acto de abanderamiento del «primer Destacamento de Vigilancia Popular Revolucionaria».

Las fotos divulgadas por el exespía y medios oficiales muestran que al acto asistieron menos de un centenar de personas, incluyendo los numerosos «segurosos» que, vestidos de civil, se desplegaron en un ostentoso operativo de vigilancia por toda la barriada.

Turbas armadas con palos y acompañadas de brigadas especiales patrullan estos días muchas de las calles cubanas, tanto en barrios marginales como en los más céntricos.

Estas concentraciones coinciden con el peor momento de la pandemia en la isla.

El gobierno cubano reportó este lunes 61 muertes por coronavirus y 6,505 nuevos contagios en la jornada, que elevan el acumulado de casos confirmados a 288,392 y el de fallecidos a 1966. La isla tiene ya la tasa de infección más alta de Latinoamérica.

Leer en Cibercuba

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*