Joe Biden levanta las sanciones a Venezuela y le da a Cuba un salvavidas

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos levantó el lunes las sanciones a la exportación de gas a la Venezuela socialista, una bendición para la dictadura en Caracas y su gobierno patrón en la Cuba comunista, que lucha por reprimir la creciente oposición y pide la abolición total del régimen.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) emitido una licencia general número 40, que permite «todas las transacciones y actividades relacionadas con la exportación o reexportación, directa o indirectamente, de gas licuado de petróleo a Venezuela», así como las filiales estatales del régimen socialista, rescindiendo específicamente las restricciones que el entonces presidente Donald Trump impuesta a través de tres órdenes ejecutivas en 2018 y 2019. La licencia sigue siendo válida hasta el 8 de julio de 2022.

Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA), la empresa estatal que administra las reservas de petróleo más grandes del país (y algunas de las más grandes del mundo), cayó bajo el control socialista en 1998, cuando Hugo Chávez nacionalizó la entidad. Con compinches socialistas a cargo, la producción de petróleo de Venezuela comenzó a disminución a un ritmo rápido, cayendo a niveles no vistos desde 1947 a mediados de 2020. A pesar de la abundante oferta, la mala gestión es tan grande que la nación experimenta habitualmente escasez de gasolina.

OFAC dejó intactas las sanciones en individual Funcionarios del gobierno venezolano, muchos de los cuales presuntamente mantienen vínculos con cárteles de la droga, organizaciones de tráfico de personas o células terroristas. Estrella de televisión Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y segundo al mando de Maduro, ha sido identificado durante años como una figura importante en el tráfico internacional de drogas, y los informantes lo nombraron como el líder del Cartel de los Soles. . El grupo, que se queda sin el ejército venezolano, opera una red internacional de cocaína.

Antiguamente la nación más rica de América Latina, tras el declive de la nación antes más rica Cuba bajo el comunismo, debido a sus vastas reservas de petróleo, años de mala gestión socialista han hundido la economía venezolana. La inflación en particular ha aniquilado la riqueza personal de los ciudadanos y ha obligado a la mayoría de los venezolanos a evitar la moneda local en favor de los billetes extranjeros con valor estable.

Un estudio de 2020 reveló que un mayoria de las transacciones en Venezuela se realizaron utilizando el dólar estadounidense como medio. La economía se ha deteriorado en la medida en que los ciudadanos han recurrido a barrido comida de la basura de la calle para evitar el hambre. En lugar de una infraestructura de atención médica estable, los venezolanos han tenido que improvisar medios para atender a sus enfermos y heridos, con un video viral que muestra a los lugareños. utilizando la parte trasera de un camión de basura como ambulancia.

La flexibilización de las restricciones económicas contra Caracas probablemente proporcionará un impulso económico a la dictadura socialista de Nicolás Maduro, que ha mantenido el poder ilegalmente a través del ejército desde la expiración de su último mandato legítimo en 2019. Por extensión, Cuba: el régimen colonial de facto Overlord – asegurará una ganancia económica inesperada muy necesaria en medio de sus luchas para contener tanto el coronavirus chino como una ola de democracia protestas.

La Habana ha gobernado efectivamente Venezuela durante años. Desertores de Maduro y expertos en relaciones exteriores han informado que el país depende en gran medida sobre casi 100.000 agentes comunistas cubanos para gestionar la «revolución» nacional desde al menos 2010. Los informes indican además que Cuba utiliza su colonia como un terreno de preparación para sus operaciones de tráfico de drogas y como lugar de encuentro para sus grupos terroristas aliados como la organización Hezbollah respaldada por Irán.

Caracas ha servido además como un salvavidas económico para La Habana, supliendo gran parte de las necesidades energéticas del régimen a crédito, con términos extremadamente indulgentes. Director de Petróleo de Venezuela Francisco Rodríguez afirmó en 2020 que Cuba debía más de $ 11 mil millones a Venezuela, con una perspectiva dudosa de reembolso.

A partir del domingo, miles de cubanos tomaron las calles de al menos 20 ciudades, exigente el fin del comunismo en la isla. Originarios de San Antonio de los Baños, los manifestantes gritaron «¡Abajo el comunismo!» y «¡que se joda Díaz-Canel!» haciendo referencia al presidente títere de la nación, Miguel Díaz-Canel, a quien Raúl Castro nombró como la cara pública del régimen.

Desde entonces, el «presidente» ha pedido a los comunistas que enfrenten violentamente a los manifestantes y supervisen una brutal represión policial. Hasta el lunes, al menos 57 disidentes, incluidos sacerdotes católicos romanos, artistas callejeros y activistas por la paz, han sido confirmado estar bajo custodia policial.

Leer en Breibart

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*