Las palabras huecas no ayudarán a los luchadores por la libertad de Cuba

Policías vestidos de civil y simpatizantes del gobierno reaccionan durante las protestas contra y en apoyo del gobierno en La Habana, Cuba, el 11 de julio de 2021 (Alexandre Meneghini / Reuters).

La fuerza del llamamiento público de un funcionario de la UE se ve debilitada por la colaboración de los socialistas españoles con el régimen.

Aquí en La Coruña, en el noroeste de España, brindé con ron en compañía de uno de los muchos exiliados cubanos esta semana, después de que miles de personas tomó las calles de Cuba exigiendo la libertad y el fin de la dictadura.

Mi amigo cubano se apresuró a discutir lo que está publicando la prensa internacional, que las protestas eran solo por la atención médica relacionada con el COVID-19: “No es que Cuba haya explotado porque la pandemia sea desenfrenada; nuestra pandemia es el castrismo ”, contraataca. «La única vacuna», concluye, «es la intervención militar de Estados Unidos o de cualquier otra persona».

Es poco probable que la administración Biden intervenga de esta manera, pero el apoyo de otras naciones se considera fundamental. La disidente cubana Zoe Valdés igualmente dice: “El fin de la tiranía en Cuba depende de los cubanos, pero también del apoyo internacional que tengamos”.

Muchos de ellos están arriesgando su vida en las manifestaciones más grandes desde el “maleconazo” de agosto de 1994. De hecho, la posición de Estados Unidos y la Unión Europea es más importante que nunca.

Sin embargo, de Joe Biden, hasta ahora, hemos recibido principalmente susurros. Su llamado al régimen para que escuche a su gente y atienda sus necesidades se puede aplicar a cualquier cosa. Biden a menudo se las arregla para decir cosas con las que nadie puede estar en desacuerdo, porque es imposible estar en desacuerdo con nada en absoluto. Dudo que sirva de algo.

La posición de la Unión Europea suena tristemente similar. “Me gustaría pedirle al gobierno que permita estas manifestaciones pacíficas y que escuche las expresiones de descontento de los manifestantes”, dijo el socialista español Josep Borrell, alto representante de la UE para la política exterior.

Desafortunadamente, no podemos esperar mucho más de ellos incluso cuando las calles de La Habana gritan. Las verdaderas lealtades de Borrell y los socialistas europeos ya se aclararon gracias a la correspondencia filtrada.

En junio se filtró un correo electrónico dirigido a Javier Moreno, presidente de los Socialistas Españoles en el Parlamento Europeo, que revelaba su colaboración con la dictadura cubana. El mensaje, redactado el 28 de mayo por una compañera de grupo, Pilar Ruiz, advirtió a su colega que los partidos de centro derecha estaban preparando la inminente presentación de un ítem exigiendo una declaración sobre la violación de los derechos humanos en Cuba, ante el pleno de la Parlamento Europeo. “Como saben”, decía el correo electrónico, “será difícil parar, no tenemos mayoría. Me pregunto si quiere advertir a la Embajada de Cuba o si quiere que yo les avise.

«El gabinete de Borrell», agregó, «ya lo sabe». La respuesta del gabinete de Moreno no deja lugar a dudas: “Gracias por la información. Hemos informado a la embajada «. Es conmovedor lo eficientes que pueden ser los socialistas europeos cuando se trata de ser cómplices del totalitarismo comunista; para arreglar la economía, tardan un poco más.

El correo electrónico, que fue filtrado por el presidente de la ONG Cuban Prisoners Defenders, muestra, como lo describió el presidente de la organización, “una relación íntima y cercana de implicación del PSOE (socialistas españoles), revelando estrategias, acciones aún no públicas y parlamentarias. actúa sin límites éticos a la dictadura de Cuba ”.

En este contexto, es fácil sospechar que los socialistas europeos, una vez más, hablan doblemente. Por un lado, reprenden al gobierno cubano, mientras que por el otro actúan como delatores del régimen castrista y, con su voto, intentan evitar que la UE adopte una posición firme contra la dictadura que ha estado arruinando al país. Pueblo cubano desde hace más de medio siglo.

Los cubanos necesitan más que palabras huecas de aliento. Necesitan ayuda extranjera para derrocar al régimen. Sin duda, los cubanos también necesitarán la ayuda de Dios. Es imposible no recordar el papel que jugó Juan Pablo II en la caída del comunismo. “El error fundamental del socialismo es de naturaleza antropológica”, dijo en 1991. Y en la Misa que marca el inicio de su pontificado, ya había señalado el camino de la libertad: “No temas acoger a Cristo y aceptar su poder. . . . A su poder salvador, abra las fronteras de los estados, los sistemas económicos y políticos, los vastos campos de la cultura, la civilización y el desarrollo ”.

Mi amigo reza a San Juan Pablo II para que todo esto conduzca, finalmente, a la caída del régimen. Entonces, no habría suficiente ron en España para celebrar. Y no puedo pensar en un mejor aliado (San Juan Pablo II, no ron). Pero, como dice el viejo refrán, lo importante es «Golpea con tu vara mientras le ruegas a tu Dios».

Los cubanos ya están rezando y haciendo lo que pueden. Muy pronto sabremos si Estados Unidos y Europa deciden, de una vez por todas, blandir sus varas y forzar la caída de la plaga comunista. Biden tiene una oportunidad de oro para demostrar que su presidencia es algo más que un rebote político intrascendente. Lamentablemente, él puede ser la única esperanza que queda para los miles de cubanos que literalmente están arriesgando sus vidas por la libertad.

Leer en National Review

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*