Muere por coronavirus el historiador cubano Pepe Quintas

El historiador, investigador y escritor cubano José “Pepe” Quintas Santana, quien permanecía ingresado en el Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola, en Ciego de Ávila, donde residía, falleció el domingo a causa del coronavirus.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba, dio a conocer la noticia la víspera, en horas de la tarde. “La historiografía y literatura avileñas pierden a uno de sus más importantes hijos”, lamentaba el organismo cultural en redes sociales.

“Ciego de Ávila le debe mucho. Se detuvo en zonas de nuestra historia local a la que comúnmente no se acercaban los historiadores oficiales. Los tipos populares, las pequeñas historias cotidianas, asombrosas, curiosas, disparatadas a veces, los héroes anónimos, eran puestos ante los ojos de los lectores de hoy sin el corsé a que nos tiene acostumbrada una gran parte de la historiografía cubana”, describió la escritora Ileana Álvarez.

“Se consideraba un heredero de aquellos gacetilleros que en el siglo XIX burlaron la feroz censura de los colonialistas españoles. Las gacetillas que publicó en la revista Videncia, en la que ambos trabajamos por casi veinte años, son oro puro. El humor y la ironía eran las armas que empleaba en rescatar la «historia en minúsculas» de nuestro pueblo, siempre desde un «aquí» y un «ahora». Compartimos muchos proyectos juntos, quizás el más querido fuera el haber fundado, junto a Francis Sánchez, la revista «Imago» de la Diócesis de Ciego de Ávila”, agregó Álvarez.

“La maldita Covid nos ha robado una mente excepcional, aguda, ágil y crítica como pocas”, dijo el comunicador Michel Pérez. “No pudimos hablar sobre el #11J, no hizo falta. Sé muy.bien cuál sería su respuesta si le hubiera preguntado al respecto. Puedo imaginar su lección de historia y civismo, sin teque, «a lo Pepe Quintas», mientras ponía sobre la mesa sus irrefutables puntos de vista”, añadió.

Quintas es autor de varios libros publicados bajo el sello de Ediciones Ávila, entre ellos, El que de miedo se muere, Historia anticuaria de alucinados, fantasmas y bandidos; La trocha por dentro y Prefiero el insomnio a la anestesia.

Fue además fundador de la Asociación Hermanos Saíz, del Sistema de Ediciones Territoriales, de la revista católica Imago y de la publicación cultural Videncia. También impartió clases en el Centro de Formación de la Diócesis de Ciego de Ávila, y quedó un libro de su autoría pendiente de publicación, según destacara Yanelis Santos Nieves, directora del Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL), desde su perfil en Facebook.

“Sin dudas perdió la cultura avileña uno de sus hijos más ilustres, que para beneplácito de todos nos ha dejado una obra inmensa que será recordatorio perenne de su grandeza”, eescribió el periódico oficialista avileño Invasor.

Leer en Cibercuba

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*