Raúl Castro, de 90 años, reaparece para silenciar protestas

El Partido Comunista de Cuba sacó a relucir a Raúl Castro, de 90 años, el máximo líder de la nación a pesar de su retiro oficial, el lunes, alegando que participó en una reunión del Politburó sobre las protestas que azotaron la isla el domingo.

Cubanos en al menos 20 localidades de la isla organizado Se cree que las manifestaciones pacíficas del domingo atrajeron a miles de personas. Muchos marcharon cantando «¡libertad!» y consignas en oposición al comunismo. La respuesta inmediata del Partido Comunista fue la violencia; Los cubanos han subido múltiples videos a las redes sociales que parecen mostrar a agentes de policía abriendo fuego contra multitudes de manifestantes, golpeándolos con porras en las calles y arrestando y desapareciendo a participantes en las protestas. Las manifestaciones continuaron durante todo el lunes, pero el régimen cerrar acceso a Internet en casi todo el país, lo que impide que los cubanos compartan noticias de última hora de la isla fuera de mensajes encriptados y algunas imágenes aisladas.

El periódico oficial del Partido Comunista, Granma, y la televisión estatal afirmaron que Castro participó en la reunión junto con el presidente Miguel Díaz-Canel, a quien Castro eligió para ser el rostro del Partido. Sin embargo, los expertos cubanos consideran a Castro y su familia extensa como los jefes finales en Cuba, ya que muchos ocupan cargos militares y del Partido de alto rango y el propio Raúl Castro aún resurge para eventos que el Partido considera lo suficientemente importantes.

Granma no describió la reunión como una reunión de “emergencia”, pero dio la impresión de que era un intento urgente de organizar una respuesta a las protestas. Según los informes, la reunión ocurrió el domingo, pero fue la historia principal en la página de inicio en línea de Granma el martes por la mañana.

“Durante el encuentro se analizaron las provocaciones orquestadas por elementos contrarrevolucionarios, organizados y financiados desde Estados Unidos con fines desestabilizadores”, Granma. informó.

Granma no ofreció más información. No publicó imágenes que probaran que el dictador nonagenario estuvo presente en la reunión. Si bien el titular de la portada prometía contenido de video, el video era un informe de noticias de los medios comunistas que presentaba solo a un presentador sentado en un escritorio e informando que la reunión había tenido lugar.
La publicidad destacada de la participación de Castro en la toma de decisiones en torno a las protestas parece ser una respuesta a la enorme atención que las protestas han prestado a Díaz-Canel. Un antiguo lacayo del Partido Comunista, Díaz-Canel primero convirtió presidente del país en 2018. La constitución cubana establece que el presidente del país está superado por el presidente del Partido Comunista de Cuba y el comandante en jefe de las fuerzas armadas. Castro ostentaba los tres títulos antes de darle la presidencia a Díaz-Canel, siendo su jefe. En ese momento, Díaz-Canel prometió que Castro «presidiría todas las decisiones importantes para el presente y el futuro de la nación».

Castro afirmó tener retirado en abril de 2021, otorgándole a Díaz-Canel el título de presidente del Partido. Su declaración pública indica, sin embargo, que Díaz-Canel aún carece de la máxima autoridad en el país.

Las protestas continuaron y, según los informes, se intensificaron el lunes. Las pocas imágenes emergiendo muestran manifestantes desarmados gravemente heridos. Un video parecía mostrar a un hombre inconsciente desangrándose hasta morir en la calle mientras los transeúntes intentaban envolver la herida de bala en su cabeza con un paño para salvarlo. Amnistía Internacional ha confirmado 115 arrestos hasta el martes, muchos de ellos de miembros prominentes de la comunidad disidente cubana que han sido objeto de detenciones arbitrarias de rutina durante décadas.

Cubalex, un grupo independiente de derechos humanos, documentado más de 150 personas desaparecidas o bajo custodia policial sin haber sido acusadas de delito a fecha de martes y continúa actualizando su base de datos en tiempo real.

Martí News, con sede en Estados Unidos, informó el martes que el Partido Comunista había desplegado bandas motorizadas para atacar las protestas, una táctica represiva básica de la colonia cubana, Venezuela.

La violencia siguió a una orden directa de Díaz-Canel, emitida en un discurso televisado, el domingo por la noche a los “revolucionarios” de tomar las calles y atacar a los manifestantes pacíficos. Díaz-Canel llamada es una “orden de combate” contra los “contrarrevolucionarios” y exhorta explícitamente a la violencia.

El lunes, Díaz-Canel publicó otra llamada a la violencia en Twitter.

“La Revolución Cubana no pondrá la otra mejilla a quienes la atacan, tanto en los espacios virtuales como en los de la vida real”, escribió Díaz-Canel, en aparente reproche a la doctrina cristiana. El Partido Comunista es explícitamente ateo y ha perseguido regularmente a cristianos de todas las denominaciones desde 1959. El régimen de Castro persiguió activamente a los cristianos en la década de 1960 por colocación ellos en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), campos de trabajo de “indeseables” y “contrarrevolucionarios”. Varios de los detenidos y golpeados el domingo y el lunes son miembros del clero cristiano.

“Evitemos la violencia revolucionaria pero reprimiremos la violencia contrarrevolucionaria”, continuó el comunicado de Díaz-Canel en Twitter. «Quien ataca a los agentes del orden ataca al país».

A pesar del llamado a la “represión”, el tuit de Díaz-Canel sigue disponible en esa plataforma al cierre de esta edición.

La # RevoluciónCubana no va a poner la otra mejilla a quienes la atacan en espacios virtuales y reales. Evitaremos la violencia revolucionaria, pero reprimiremos la violencia contrarrevolucionaria. Quien ataca a los agentes del orden ataca al país #SomosCuba pic.twitter.com/7lLPk30wcV

– Miguel Díaz-Canel Bermúdez (@DiazCanelB) 12 de julio de 2021

Granma informó el lunes que, luego de la reunión del Politburó y el llamado a la violencia, Díaz-Canel sostuvo una reunión del Partido el lunes para discutir varios temas no relacionados, aparentemente ignorando las protestas. Entre ellos se encontraba la averiada red eléctrica cubana y su sistema de salud socialista completamente colapsado.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.



Leer en Breibart

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*