Secuelas del 11J: familias incompletas y desconsoladas por la represión

Las protestas multitudinarias contra el régimen de Cuba del pasado 11 de julio y días siguientes han desencadenado una oleada represiva que ha hecho víctimas directas a centenares de cubanos, pero también a miles que sufren y están desconsoladas por no tener noticias de la integridad, salud y situación legal de familiares y amigos encarcelados.

Es el caso de la familia Pérez Carmenate, residente en Santos Suárez, La Habana, que este domingo llega a siete días de desvelo por no tener junto a ellos a uno de sus hijos, Geosvany, detenido en las protestas y encarcelado en el reclusorio “Jóvenes del Cotorro”.

“Son siete días ya que en esta casa no se duerme, no se descansa, prácticamente no comemos. El 11 de julio detuvieron a mi cuñado… se lo llevaron por estar en la calle caminando pacíficamente, sin dar un golpe ni hacer ningún tipo de vandalismo”, dijo entre sollozos este sábado en una directa de Facebook Yoel Estévez, cuñado del detenido.

Según denunció, tras la detención no le fue informado a la familia el motivo ni adonde lo llevarían. “Casi a las 72 horas, cerca de la medianoche, fue que vinieron a llamarnos para decirnos que estaba detenido en una prisión. Ya estando ahí, hoy que fue el último día que fuimos a tratar de saber de él, nos dijeron que estaba en prisión provisional porque está bajo investigación”.

“¿Qué están investigando? Él estaba caminando”, increpó Estévez, que contrapuso la situación de su cuñado a la de artistas y personas influyentes que también se unieron a las protestas, se han pronunciado contra el régimen y están en libertad, como el popular reguetonero Yomil.

“No quiero que se me malinterprete ni se piense que estoy contra Yomil. Simplemente expongo una realidad. Él (Geosvany) estaba caminando, y ahora está preso”, aclaró.

Más allá de la política, y más que nada, hay que tener humanidad. Aquí hay un padre que está sufriendo, una familia que está sufriendo, agregó Estévez en otros momentos de su directa.

“Todo el que conoce a Geosvany sabe que él es un buen muchacho. Buen hijo, buen hermano, masón. Necesitamos más información, que se nos permita verlos, que se le permita una llamada… Es un abuso lo que tienen aquí. Independientemente de cómo se piense, no hay que ser disidente, no hay que ser nada, hay que ser antes que todo humano”, sentenció.

Leer en ADN

Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*